14 noviembre 2015

Barcelona y Real Madrid acabarán con "la gallina de los huevos de oro" del fútbol español

La hegemonía que mantienen Barcelona y Real Madrid puede acabar con "la gallina de los huevos de oro" del fútbol español, necesitado de un mayor equilibrio competitivo para mantener el buen nivel que tanto clubes como selección han mostrado en los últimos años. Así lo señaló el sociólogo Ramón Llopis-Goig, especializado en temas deportivos y que ha publicado en Inglaterra un estudio académico titulado "Spanish football and social change" (Fútbol español y cambio social).
El especialista, que ha participado en varios programas de la Unión Europea sobre el desarrollo del fútbol, concluye en su estudio, editado en inglés, que ahora el fútbol marca el calendario de la sociedad española de la misma forma que hace unos años lo hacía la religión.
También considera que el fenómeno más importante de los tiempos recientes ha sido, al margen de los títulos europeos de los clubes, el de los éxitos de la selección desde 2008 a 2014, con dos campeonatos europeos (2008 y 2012) y uno mundial (2010).
"La selección inició su mejor momento cuando se olvidó de la furia española gracias al planteamiento de Luis Aragonés antes de la Eurocopa de 2008", explicó.
"La furia recibía alabanzas cuando se ganaba y era denostada en las derrotas, pero no cuadraba con el fútbol técnico de las diferentes escuelas españolas. Aquí no había una sola forma de jugar como en Inglaterra", agregó.
"El periodo de esplendor va desde la salida de la selección de Raúl González, último representante de la furia, a la llegada de Diego Costa", a quien el sociólogo considera "un cuerpo extraño" en el equipo nacional.
"El modelo lo marcan Casillas, Xavi e Iniesta, pero también Sergio Ramos, Xabi Alonso, Piqué, Busquets, Villa, Silva o Cazorla, entre otros integrantes de un bloque que ya empezó a jugar de una determinada forma, alejada de la furia y con gusto por el balón antes de que Pep Guardiola lo hiciera en el Barcelona", indicó.
"Por eso, el espíritu de la selección tiene su origen más en el modelo que Johann Cruyff, depositario de los valores futbolísticos del Barcelona, adoptó años atrás, que luego se refleja en la selección en la Eurocopa de 2008 y que continúa con Guardiola", aclaró.
En su estudio, primero de carácter académico, según su autor, sobre el fútbol español, se plantean, además del asunto de la selección, temas como el crecimiento de este deporte, su historia, su condición de actividad de ocio, la violencia o el racismo.
En el trabajo se pregunta el sociólogo por qué es tan importante el fútbol en España.
"Este es un país tradicional donde gustan las celebraciones. Antes la religión marcaba el calendario semanal y anual. Ahora lo hace el fútbol con ritos similares a los de la iglesia", considera.
También analiza la identificación con los clubes en un país en el que el 67 por ciento de los ciudadanos siguen a algún equipo y en el que hasta un cincuenta por ciento de los no aficionados también afirman en las encuestas que son de un determinado club.
"En España hay más identificación con los clubes que en otros países, a pesar de que éstos han pasado a ser grandes organizaciones comerciales", puntualizó.
Pese a ese nuevo rol, Llopis-Goig recuerda que el aficionado no ha perdido las referencias de la tradición y sigue a sus equipos de siempre.
"Los clubes tiene adhesiones inquebrantables y apoyos tradicionales, circunstancias que no se dan otras empresas. ¿Alguien va a un determinado supermercado por el hecho de que fuera el habitual de sus padres o sus abuelos?", se pregunta el experto al diferenciar el fútbol de otros modelos empresariales.
"Lo que ocurre es que antes eras de un equipo porque tu padre te llevaba de la mano y ahora se ha desarrollado una maquinaria de socialización, sobre todo entre los jóvenes, a partir de los amigos, el seguimiento a una determinada estrella o las redes sociales", aclaró.
Para Llopis-Goig en los últimos treinta años ha crecido la identificación con los dos grandes, que concentran casi el sesenta por ciento de la afición y a los que los seguidores "dan cariño" mientras los clubes responden con sus recursos económicos para satisfacerlos.
"Por eso el nuevo modelo de reparto de ingresos televisivos, aunque todavía insuficiente, será beneficioso para pulir las diferencias", añadió.
"En España queremos que se juegue bien al fútbol y prueba de ello es el Real Madrid que, a pesar de ganar títulos en los últimos años, ha tenido que cambiar de entrenador cuando a la afición no le gustaba como jugaba su equipo", concluyó.
Reciba al instante las ultimas noticias en su email, subscribase
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ratings by outbrain